30 de junio de 2010

PERIFÉRICOS


La temprana muerte de Jan Duiker privó a la modernidad de uno de los mejores arquitectos del panorama holandés de comienzos de siglo. No ha legado influencias notables sobre otros arquitectos, sin embargo sus obras lo merecen.
La capacidad para librarse de las corrientes que le acosaron por doquier, desde su propio contexto holandés, tanto a nivel material como cultural, hasta la modernidad publicitada por Le Corbusier, permite a su obra ser vista con admiración...

Puedes encontrar el texto completo en el libro: Arquitectos al Margen

2 comentarios:

mrpink dijo...

Oh!...Duiker......, el día que terminé la carrera y la defensa del PFC, después de comer, presa del pánico, en un ejercicio de autocrítica, a pesar del buen resultado, me fuy derecho a un librería y allí compre algunos libros de arquitectura.
Entre ellos una monografía de Duiker, que devoré en un salón de lectura del centro cultural.¨

La reflexión fue similar a l que planteas, había que librarse de determinadas influencias machaconamente predicadas por el cuerpo docente y trazar una línea propia y responsable.

salu2

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Me pregunto porque apenas se encuentran motivos para hablar de personajes como Duiker.

Seguramente porque no ha legado alguna anécdota suficientemente sustanciosa.

Pero de repente cuando uno se encuentra con ellos, es como haber encontrado a ese familiar del que no se sabía. Como un exiliado de otro continente.

Saludos y gracias por participar!