2 de julio de 2018

CUIDADO CON LAS ESQUINAS


Si los rincones de la arquitectura están protegidos por su propia forma, no sucede lo mismo con sus aristas hacia el exterior. Desde los zócalos a las piezas esquineras, la arquitectura es muy sensible al desgaste en esos frágiles lugares. De ahí que en esas líneas se cambie y refuerce la dureza y la elección de la materia. Porque aunque construir una línea recta y que esa línea se mantenga en el tiempo parece un problema menor, la vida diaria demuestra que no lo es, en absoluto. 
Las ciudades de calles estrechas acaban devorando esas esquinas por el roce incesante. En primera instancia, cerca de las esquinas, las paredes solo se ensucian. Tras la aparición de un número creciente de manchas, generalmente perpendiculares a la arista, se pasa a los arañazos. Y con el paso del tiempo, y ya sin testigos y sin un autor cierto, la geometría de esa arista se difumina y multiplica, se abre y curva hasta desaparecer como tal. 
La vida es una gran autora de esas esquinas mordisqueadas, como hacen los cachorros de las mascotas domésticas con los sillones. Y por mucho que se blinden con piedra o materiales específicos, las esquinas, como los padres, sufren por el hecho de serlo. A pesar de eso, y aun siendo una parte de la arquitectura capaz de contener algo del dolor que supone todo acto de autodefensa, eso no las dota de un carácter huraño ni negativo. Los perfiles “guardavivos”, hablan de su vitalidad. Mantener viva una arista representa casi un objetivo terapéutico y preventivo para la totalidad de la obra. Porque ofrece la idea de una obra cuidada y juvenil. 
Si nuestro símbolo del envejecer son las arrugas, el de la arquitectura no son simplemente las fisuras, o las goteras, sino la más inmediata pérdida de nitidez de sus aristas.

6 comentarios:

Pipina dijo...

es cierto!!! Que buena observación. Gracias!

Anónimo dijo...

Muy Interesante el artículo. Saludos.

JOSE RIVERO dijo...

Junto a zócalos, frisos y arrimaderos, también el botaruedas de las esquina, todo por la dureza de los bajos.

Santiago de Molina dijo...

Lo primero disculpas por la tardanza en contestaros a toso y agradeceros vuestras lectura!!. Abrazos anónimos, Pipina y José!

Cesar Amangandi dijo...

Un cordial saludo.

Muchas gracias por la imformación.Me a sido de mucho uso cada una de las estrategias que se utilizan para una mejor edificación.Espero pueda publicar mas imformación referente al tema.Excelente blog.

Saludos.

Santiago de Molina dijo...

Me alegra mucho que te haya resultado útil, César.
Un saludo