22 de abril de 2013

ANDAMIOS Y ESTRELLAS


La arácnida estructura de andamios en la construcción de la capilla de Santa María de Ronchamp, de Le Corbusier, coincide punto por punto con la mera construcción de un barco. Las cuadernas y las varas están tendidas en el aire a la espera de ser construidas como el casco de una nave. El relleno aguarda en el suelo, dispuesto a ser reciclado de la materia ruinosa de la anterior iglesia. A la espera un lugar donde el pedernal de sus viejos muros tomen posesión de la nueva estructura, como hace un coleccionista en una nueva estantería.
Igual que lo sucedido con la antigua nave Argos, y si bien el material será distinto de aquel roble arcaico, la nave siempre será la misma en la vieja Ronchamp y en la nueva. Repuesto, tras repuesto, ese gran barco será completamente renovado, y sin embargo será exacto al que partió de los puertos de Tesalia, del mismo modo que la Ronchamp de Le Corbusier emplea no solo la vieja materia sino incluso los antiguos cimientos.
La capilla de Le Corbusier y su construcción provisoria de andamios medievales, no dejarán de ser nunca algo del pasado, de una época arcaica e inaccesible a la memoria, porque construyen con un sentido de pertenencia a las entrañas de la tierra como madre, mucho más arraigado y profundo que la aérea arquitectura de los "cinco puntos" y de la casa Citroan. 
Bajo esa forma de construcción, del reciclaje de las ruinas y de sus torpes andamios provisorios, se esconde el pasado, sus luces y sus símbolos. Y una idea de la religión propia de un buen ateo.
Los anclajes de ese andamio al muro para evitar su vuelco, dejaron pequeños huecos, dispersos y aleatorios que Le Corbusier no cubrió. Desde el interior, forman el telón de fondo del altar, y son un cielo estrellado.
Un manto de estrellas para la imagen de la Virgen venerada en la capilla. Aunque Le Corbusier adorara más bien aquellos agujeros y lo que representaban.

4 comentarios:

ChusdB dijo...

Sí señor.Te felicito. Literatura vissual.literatura sensual.Si tu libro Arquitectos al Margen tiene esta línea, me lo autoregalo el día del libro...(y te lo mando luego para que lo firmes). Es un placer leerte!

Jn Cerrillo dijo...

Una prueba mas de que no hace falta creer en algo, para hacer una obra maestra.

Dios tenga en su gloria al ateo Charles Édouard Jeanneret-Gris ,por obras como esta.

Santiago de Molina dijo...

ChusdB,

No se si te defraudará. De cualquier modo GRACIAS!!, de verdad, por tus comentarios

Santiago de Molina dijo...

Jn Cerrillo,

Le Corbusier veneraba el universo a través de la arquitectura. Y eso ya es mucha creencia, (o una especial religión).

Un saludo y gracias por tu comentario