25 de noviembre de 2013

DESGASTAR

El paso del tiempo deja huella sobre la materia. La arquitectura envejece y los años la completan con la pátina del tiempo. Un recubrimiento que es de más alcance que esa especial costra que el hombre llama historia.(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

6 comentarios:

François Guynot de Boismenu dijo...

Gracias Santiago por esta nueva estrategia :
"la arquitectura no es ... mas que el molde de los hombres en el tiempo". Doble medida, doble mirada hacia al hombre, hacia la naturaleza y sus tiempos.
La materia guarda la marca de lo que era, pero también la traza de lo que sera.
Saludos François

observer dijo...

Un tema muy interesante, habida cuenta de que en realidad el desgaste es un espejismo, un efecto perspectivo. Si la realidad es continua mutación, ser equivale a devenir equivale a desgaste: la sustancia que en un primer momento consideramos incorrupta -por ejemplo un edificio nuevo recién estrenado- es a su vez el desgaste de la forma anterior de esa sustancia: el hormigón recién desenconfrado es, entre otras cosas, "cemento desgastado". Desde el big bang hace 13800 millones de años hasta hoy, la realidad es el continuo auto-desgaste y regeneración formal de la materia. Un saludo!!

Santiago de Molina dijo...

Muchas gracias por tu doble matiz y doble mirada sobre lo escrito François. Un abrazo!

Santiago de Molina dijo...

observer, creo que identificar desgaste con un proceso de la forma abierta es un buen apunte.
Igualmente, ver en el desagaste un efecto perspectivo es una cosa también seria.
Muchas gracias por tu aportación. Un abrazo

ChusdB dijo...

Pues Santi, dice bien Pep Quetglas: aqui te dejo un articulo precisamente sobre esas marcas tan caracteristicas en los quicios de las puertas de muchos portales del Raval, en las parte de Ramblas "adentro", incluso habria en la antigua Conde del Asalto ,hoy Calle Nou de la Ramble y otras...

Santiago de Molina dijo...

No sabes lo que te agradezco el comentario, ChusdB. Mejoráis con vuestra lectura y siempre, todo lo dicho. Gracias de verdad.
Con tu permiso lo añado a la entrada.
Un abrazo