16 de septiembre de 2013

LOS TIEMPOS INTERMEDIOS

Está probado que las inspiraciones místicas resultan a menudo peligrosas. Javier Gomá nos ha recordado que el creador es un ser raptado por las musas: mousóleptos. Cuando la musa se aproxima y nos susurra, su aliento es cálido y deslumbrante. Pero también abrasador. 
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En efecto las ideas no son nuestras. Somos nosotros los que pasamos a ser posesión de las ideas, que necesitan de nosotros para hacerse realidad.

Santiago de Molina dijo...

Exactamente!!!
Las ideas nos "emplean". Coincido contigo.
Muchas gracias por el comentario. Saludos

pgdb.arq dijo...

y si los dioses fuesen los planes, los planos...