31 de enero de 2011

ACOGER LA MIRADA


En ocasiones, ser arquitecto consiste tan solo en saber, antes de que ocurra, que alguien ha perdido a un ser querido. Saber que después del trágico suceso, a duras penas habrá logrado llamar a familiares y amigos, avisando cómo se iban a organizar las exequias. Tal vez una esquela en un periódico. Saber que el difunto será trasladado al cementerio y un funeral amable tratará de brindar algo de consuelo a la familia.
Saber que el familiar más próximo, sentado ya sobre un banco primitivo e inocente cerca del difunto, ha pasado la noche en vela. Saber que apenas puede pensar nada con claridad. Que apenas puede dar sentido a las palabras que escucha desde el altar. Su mirada vaga. A sus pies, encuentra una filigrana, como una alfombra de piedra, delicada y sorprendentemente tallada.

Puedes encontrar el texto completo en el libro: Arquitectos al Margen

9 comentarios:

Jack Babiloni dijo...

Salvo omisión involuntaria coyuntural, el microensayo más conmovedor y visionario que de ti haya leído, querido Santiago.

Enhorabuena, una vez más.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Jack, siempre tan amable. Muchas gracias!!

Andrés dijo...

He estado dos veces allí, y no había deparado en esa alfombra de piedra, ¡qué maravilla! Conozco a alguien que enterró ahí a un ser querido y siempre habla del lugar con un recuerdo reconfortante. Abrazos, AM.-

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Andrés,

Cuando estuvimos por allí, maravillados por la hermosura de todo aquello, de pronto, y todavía sin entrar en la capilla ni llegar aun a ver esa alfombra, escuchamos salir a una viuda, -aun recuerdo como si la viera-, con un abrigo rojo.

Oirla llorar entre todo aquel silencio del bosque, seguida por su familia, bajo el porche de Asplund, fue para mi descubrir de manera absoluta la modesta importancia que tiene la arquitectura para dar un lugar adecuado a los actos de los hombres, por encima de otras consideraciones.

Cada arquitecto descubre eso en sitios distintos. Por mi parte estoy agradecido de haberlo visto allí.

Abrazos!

estrella dijo...

Es notar el aura de los espacios diseñados por Asplund. Sin haber estado, se puede sentir como si los espacios te abrazasen y reconfortasen. Su sensibilidad envuelve el espacio de algodon y los duendes y elfos puede que nos acompañen...

Nuno Costa dijo...

Palabras sencillas llenas de contenido, igual que la buena arquitectura...
Alguna vez estaré en ese hermoso lugar pero la sugerencia de esas palavras me llevaron alli de alguna manera...

Gracias

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Gracias, estrella y Nuno!!

Antonio Olaya Camacho dijo...

Magnífico, Santiago. Llega al alma.

Santiago de Molina dijo...

Gracias Antonio