26 de enero de 2015

HACER DETALLES, TENER DETALLES


La mirada que se echa de lejos a una obra de arquitectura es bien distinta a la que “pace”, como decía Paul Klee, en su cercanía. En los detalles hay algo que roza la intimidad con los problemas de la materia y del habitar. Cada detalle es un balcón abierto hacia la arquitectura.
Cada época ha tenido su especial sensibilidad hacia los puntos singulares de una obra. En la modernidad, obligados por el nuevo lenguaje de la pureza, el detalle fue diseñado centrando su energía principalmente en los encuentros de la materia y su puesta en valor. Luego el detalle fue entendido como un resumen o un emblema del proyecto. Una barandilla, una junta, el pomo de una puerta o el encuentro de diferentes materias, han sido sus lugares predilectos.
Por eso mismo no son pocas las ocasiones en que el detalle no ha sido otra cosa que el rastro del autor haciéndolo.
No obstante el verdadero detalle constructivo dista mucho de ser un mero dibujo a una escala entre el 1:1 y el 1:50.
El dibujo de detalle del acceso de Villa Mairea, nos descubre esa atención particular del arquitecto en un punto. Existe allí una concentración de gestos: además de un dosel apoyado mágicamente sobre columnas variadas de hormigón, listones de madera, corteza de árbol y postes atados, es un compendio de lo que una puerta significa a niveles no solo de forma y materia.
Aalto plantó a la izquierda de esa entrada arbustos de frambuesa (Rubus odoratus). La planta, especialmente olorosa, rica en colores, resistente a las heladas, contribuye a ese conjunto.
Sabemos que las casas, cada casa, huelen, con un olor particular producido por los años, los guisos y los habitantes. Por el olor sabemos de las familias numerosas, la vejez o los nacimientos que las habitan. El ambiente, el particular aire que rodea el cuerpo, también rodea la arquitectura. La primera impresión de la casa queda concentrada en la entrada y se diluye hasta que se vuelve imperceptible incluso para los propios habitantes.
La puerta es un conjunto complejo de situaciones: constructivas, formales, táctiles y, además, aromáticas. En esa entrada, la frambuesa da sus frutos a finales de verano, mientras sus flores silvestres, púrpuras, contribuyen a dar la bienvenida a la casa. Al menos para Alvar Aalto, hacer un detalle era tener un detalle.

4 comentarios:

Nuki Nuk dijo...

Todo un detalle esta entrada, Santiago!
Los detalles son como el olor de esas frambuesas bajo la lluvia de agosto, que sin verlos de cerca sabemos que están allí :-)
Fantástica manera de empezar la semana.

Un fuerte abrazo!

Santiago de Molina dijo...

Un millón de gracias por tu refrescante ánimo. Un abrazo fuerte!!

José Ramón Hernández Correa dijo...

Hace años, en el ayuntamiento de Saynatsalo, mientras apreciaba su tranquilidad, su armonía, su luz, me di cuenta de que lo que más estaba disfrutando en ese momento respecto a lo que llevaba tantos años viendo en los libros era el olor.
Las fotos, los planos, etc, no dan la percepción real del espacio, pero nos dan una cierta aproximación. En cambio, el olor a madera, a barniz suave, a... a paz, es inefable. Eso sí que no viene en los libros.

Santiago de Molina dijo...

Hola José Ramón,
Que buen aroma desprende la arquitectura de Aalto. ¡Y como huele la de Barragán!, el olor de las maderas en sus casas es una cosa inesperada!. Gracias por tu comentario y un abrazo