26 de mayo de 2014

CORREGIR PROYECTOS



La “corrección de proyectos” es un extraño y maravilloso fenómeno del aprendizaje de la Arquitectura. Se trata de un ritual que se repite prácticamente inalterado desde tiempos inmemoriales y en el que nada, maravillosamente, es lo que parece.
En el taller, la expectación por mostrar el trabajo, el esfuerzo acumulado sobre el papel y el deseo de exponerlo públicamente anima a efectuar cambios a los participantes, aunque de un modo diferente al esperado. ¿Quiénes forman parte de esa conversación?, ¿de qué trata en realidad?.
Quien ha realizado el proyecto espera allí ver mejorado su trabajo. Dejando aparte el hecho de que “la corrección” es una tarea del propio alumno, y que la tarea del docente las más de las veces consiste simplemente en acompañar en la coherencia al proyecto en voz alta, en realidad lo verdaderamente anómalo de todo este ritual es un desplazamiento del sujeto de la corrección.
Porque en realidad en “la corrección” el que “corrige” es el proyecto al alumno.
Entre líneas, modelos y maquetas, es el proyecto, sea bueno o malo, quien sirve de recipiente al vertido del esfuerzo capaz de transformar ojos que aun no ven y manos inexpertas. Es el proyecto el que rectifica al alumno y quien hace las veces de vasija de una forma de ver diferente.
Mientras, el profesor, con su técnica o saber convoca todo el entusiasmo posible en torno a ese instante, para que nada de ese esfuerzo se derrame o desperdicie.

12 comentarios:

jp dijo...

Corregir proyectos, es una tarea de brujos. Como dice el genial Bermejo.

Francisco dijo...

los proyectos no se corrigen, se cambian

metodika dijo...

Nada es lo que parece....si no NO hay el dialogo sobre el proyecto

Santiago de Molina dijo...

Jp, Bermejo, el brujo. Muchas gracias y abrazos

Santiago de Molina dijo...

Francisco,
O como se dice aquí, el proyecto corrige al alumno. Muchas gracias por tu comentario y saludos

Santiago de Molina dijo...

metodika, el dialogo es sagrado. Muchas gracias por tu comentario.
Saludos

Francisco dijo...

Santiago, si! me expresé mal, creo que es bidireccional, el proyecto cambia al alumno, al igual que el alumno cambia el proyecto.

Santiago de Molina dijo...

No te preocupes Francisco. Gracias por tu punto de vista. Estés o no de acuerdo. No tengo ninguna intención de llevar razón sino de dialogar.

Jaime dijo...

La correccion de proyectos es (como tantas otras cosas) un arte...

elena dijo...

Santiago,
gracias por tus fantasticos articulos.
Se sumo a tu admiracion por la magia del momento de comentar un proyecto.
La palabra correccion tambien me incomoda, no se muy bien por que, aunque no encuentro otra mejor. Quizas sea la componente jesuitica de bien y mal y de la verdad unilateral bajo la que nos educaron durante una epoca.
En ingles dicen review, revisar,... no se...
Gracias!

Santiago de Molina dijo...

Jaime,
Coincido contigo en que algo hay que tener, de arte...

Santiago de Molina dijo...

Gracias a ti, Elena,
La palabra revisar es más acorde a lo que se produce... Verdaderamente.
Gracias por tu comentario.

Saludos