1 de octubre de 2012

BARANDILLAS


Alguien dijo de Don Alejandro de la Sota que era un gran “barandillero”. Y él lució semejante insulto como una condecoración, igual que hay quien luce galones o cicatrices, o quien pasea dos orejas ensangrentadas sobre la arena de un coso taurino.
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

2 comentarios:

Guynot de Boismenu François dijo...

En Francia a la prueba de resistencia de las barandillas de la llama la "prueba de la suegra" (test de la belle-mère).

Es una prueba dinámica que se realiza utilizando una bolsa de tela llena de perlas de vidrio de 50 kg.
La bolsa se deja caer desde una altura de 1,20m en un movimiento pendular(600j) sin velocidad inicial e incide perpendicularmente al plano de la barandilla, y esta debe de resistir.

Yo no conozco suegra alguna que pese 50 kg, y nunca escuche una historia de suegra que pasara a traves de una barandilla, todo esto tiene mucha fantasia pero quien no soño con eso.

Aqui las barandillas son mas bien una lucha reglamentaria y no tanto arquitectonica. Muchas veces es un tema abandonado a los industriales de la barandillas o tratado con mucha crueldad como las barandillas horizontales de la gran biblioteca en Paris.
Un simple junk-accessory diria el otro.

Saludos Santiago.

Santiago de Molina dijo...

Muchas gracias por tu comentario, François.

La "prueba de la suegra" es un nombre precioso para ser una prueba de carga.

En la actualidad la normativa habría hecho imposibles la mayoría de las barandillas de los maestros. Ni esas ni las de la Opera de Garnier.

Hace poco he leído que las escaleras provocan mas muertes que los accidentes de tráfico.

Quizás la arquitectura sea, por fin, considerada
peligrosa.

Un saludo y gracias!!