2 de abril de 2012

ESCUCHAR


De todos los órganos a cultivar por el arquitecto, - además de la especial musculatura localizada donde la espalda pierde su nombre y útil para permanecer sentado largos periodos de tiempo ante su trabajo -, antes que el encéfalo o las vísceras, antes incluso que los ojos, o la mano, antes que todos ellos, está el oído.
Oído para escuchar el lugar, para escuchar al proyecto durante su crecimiento, sus deseos y sus rumores. Para escuchar la materia. 
Louis Kahn, místico y solemne, decía: “Si hablamos con un ladrillo y le preguntamos, dirá que le gustan los arcos. Si le decimos: `Mira, los arcos son caros, en cambio siempre se puede usar un dintel de hormigón que ocupe el lugar de un arco´. Y el ladrillo dice: `Ya se que son caros y que probablemente no puedan construirse en estos tiempos; pero si me preguntas lo que me gusta, seguiré diciendo que los arcos´” (1). 
En realidad la verdadera escucha hace innecesaria la brutalidad encubierta que posee todo interrogatorio. La materia y el proyecto se saben en un terreno, no de amable camaradería, sino de violenta desigualdad. Los  componentes de la arquitectura permanecen trémulos puesto que saben que fácilmente pueden ser exterminados. En realidad, el diálogo se encontraba ya iniciado sin la perturbadora presencia del arquitecto. Sólo bastaba escuchar lo que el lugar, el proyecto y la materia tenían que decir. ¿Cómo, sino con buen oído, puede hacerse de la arquitectura una caja de resonancia de lo latente?. 

 (1) Hemos visto conversaciones menos ricas con protagonistas más ilustres, KAHN, Louis, “Un Arquitecto dice lo que piensa”, entrevista con Beverly Russell. Tomado de House&Garden, vol. 142, nº 4, octubre de 1972, pp. 124 y ss. Ahora en LATOUR, Alessandra, Louis Kahn, escritos, conferencias y entrevistas, Ed. El Croquis, Madrid, 2003, pp. 309

5 comentarios:

rem dijo...

wonderful! soon the italian translation.

Miguel Fernández Soler dijo...

Un placer leerte Santiago, como siempre!
A veces pienso que debería existir una asignatura llamada "múltiples estrategias de arquitectura" en cada escuela, o por lo menos en la mía! jaja
Solo puedo darte las gracias, y mi más sincera enhorabuena por tu excelente trabajo, ya que es un enorme placer poder compartir con mis compañeros tu página y disfrutar juntos de la Arquitectura. Un saludo!

Santiago de Molina dijo...

Thanks, Rem!!

Muchas gracias, Miguel!!!.

(La hemos convertido en asignatura en el Master de estudios avanzados de proyectos del CEU, o sea que llegas tarde en eso, jajaja).
Gracias por vuestros comentarios y la participación.

Saludos!!

Muro Rojo dijo...

Tarde llegué yo a este blog. Pero me ha cautivado y estoy segura que lo seguiré juiciosamente de ahora en adelante. Santiago, qué delicia tus escritos.
Angela Alcaraz

Santiago de Molina dijo...

Muchas gracias por tu amabilidad, Angela.
Bienvenida, estas en tu casa.

Saludos!