23 de abril de 2012

LA EQUIVOCACIÓN NECESARIA


La arquitectura siempre ha transitado sobre un amigable y extenso sendero de incertidumbres. De entre toda esa larga lista de inseguridades, quizás la más representativa sea una que siempre acecha en el interior de cada proyecto: el instante en que aguarda la equivocación necesaria.
Esa disposición a aceptar el error como acompañante, incómodo pero ineludible, es uno de los primeros y más productivos aprendizajes para el arquitecto. Saber sobreponerse a esos desaciertos no es por tanto un acto de heroísmo o de fortaleza. Asumir esa mortificación, no es siquiera un rasgo heroico, sino un acto connatural a lo que significa su oficio: “Ves que esta equivocación es estúpida, garrafal, humillante; pero es necesaria porque, suponiendo que al final haya una solución relativamente buena, esta equivocación es un escalón que no puede faltar. Si falta este escalón, falta la solución. Por ello digo que nunca hay que borrar. Nunca hay que utilizar la goma porque hace desaparecer quizá errores muy importantes en la búsqueda de una solución” (1).
Estar dispuesto a transitar por lugares inhóspitos o equivocados es imprescindible antes de llegar a los paisajes memorables. Tras los asaltos, tachaduras y rechazos, a veces se desgaja una línea muy clara, una solución esencial, que deja paso a una nueva vía que antes del error no hubiésemos percibido.
Una vez hecho el aprendizaje de esa “equivocación necesaria” es más sencillo, que no más soportable, convivir con el resto de ese sargazo de incertidumbres que rodean el quehacer diario del arquitecto.

(1) SORIA, Enric, Conversaciones con J.A. Coderch de Sentmenat, Editorial COAATM, librería Yerba y CajaMurcia, Murcia, 1997, pp. 49

9 comentarios:

nOlOsÉaRQUITECTURA, dijo...

Al final esto es prueba y error, no?

Santiago de Molina dijo...

Me temo que si. Es cosa de probar hacia una dirección. Tanteos sucesivos. Saludos y gracias!

tato dijo...

Y es q es un error que no es tal. Es parte de un proceso, responde a un orden mayor.Hijo de la intuición, lo que al pricipio puede ser un "error" entendido como ese "algo inexplicable" es susceptible de ser, susceptible de completar o iniciar una estrategia compleja o un pensamiento de distinto orden.
Interesante concepto el del "error".

Santiago de Molina dijo...

Efectivamente tiene algo de error que al final no llega a serlo, puesto que es parte de lo necesario.
Un saludo y gracias por tu comentario, tato
Saludos

Francisco G Triviño dijo...

En el proceso, a veces el error es una "verdad" todavía no desvelada. Creo; -que manipular implica trabajar con el error, improvisar implica emancipar al error, ocultar información implica a veces asimilar los errores-, no?

Santiago de Molina dijo...

"Emancipar un error" es una frase féliz. Enhorabuena y gracias por tu comntario, Francisco!

Alfonso Mollinedo dijo...

.... Santiago, creo que Francisco ha situado escenarios que son ciertos... yo añadiría pensar y manipular ... ,...., no mirar implica ayudar el error...
Magníficas reflexiones Santiago... un abrazo

Enrique Orts dijo...

Yo llevo siempre esta frase en mis alforjas:"O aciertas o aprendes".

Santiago de Molina dijo...

Muy cierto Enrique. Muchas gracias y saludos