6 de junio de 2011

GENERACIÓN Y SUPERVIVENCIA DE LA IDEA DE ARQUITECTURA


Cuando las cosas se atascan, no hay mejor modo que comenzar por lo obvio, por lo conocido y por lo evidente. Pero a la espera de que, a lo largo del proceso, algo se nos muestre de manera inesperada.
En esos comienzos, hay muchas preguntas productivas, pero seguramente la de mayor alcance sea: “y sí ...”. Tras ella esperan agazapadas soluciones sin nombre. No obstante hay que distinguir entre las que respondan al carácter de una verdadera idea de arquitectura y las que tan solo sean alardes u ocurrencias.
Una idea no es solo una frase o una imagen. Tampoco es algo tan valioso como para ser arquitectura por si misma a no ser que adquiera cierta consistencia, o energía...
En su desarrollo, las razones son un espléndido motivo de poda y descarte pero no son el lugar desde donde manan. Una vez aparecidas, el trabajo del arquitecto tan solo consiste en estirar, extender y verlas crecer... en acompañarlas a la sombra y casi en silencio. Y en ponerlas a prueba, viéndolas chocar contra dificultades.
Toda esta retahíla de obviedades, casi infantiles y sin misterio para cualquiera familiarizado con el acto creativo, es terriblemente costosa de interiorizar y aprender. Incluso seguramente apenas haya ya quien le conceda algo de valor.
Sin embargo Cedric Price, se volvió un infatigable coleccionista de ellas. Guardando miles en cajas y carpetas. Igual que un usurero lo hace con sus tesoros más valiosos.
Tal vez porque sabía que las preguntas “y sí...” son una vía, principal pero no exclusiva, de hacer y pensar arquitectura.

5 comentarios:

Miguel Villegas dijo...

Hace tiempo barruntamos la idea de montar un "ideario" en la web. Un lugar digital en el que pudiéramos compartir las ideas de proyecto, pero no por el valor que estas tienen, si no por todo lo contrario, porque son tan fugaces y hay que trabajar tanto para consolidarlas, que pensamos que compartirlas libres de derechos de autor solo podía significar un enriquecimiento de la arquitectura.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Me alegra la coincidencia!!!!, la verdad.
Te envío una imagen que os va a gustar de un proyecto que tengo en mente hace tiempo. Muy parecido.
Gracias y saludos

F. Javier Cortina Maruenda dijo...

Enhorabuena por el blog. Debo ser el número mil que lo dice pero realmente es muy interesante. Para mi que soy novato y estoy empezando con el mio aún mas.

Mucha coincidencias, de la Sota, Utzon, Burri al que conocí por mi amigo romano,...

Un saludo.

Javier

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Hola, Javier,

Muchísimas gracias por tus palabras, son motivo de estímulo.

Que interesante tu "arquitectura con a minúscula". Te seguiremos de cerca. Mucha suerte y saludos!!

Isma dijo...

la tilde en el si condicional hubiera que tener su única explicación, me imagino, en la energía optimista que viene después de esos puntos suspensivos tan mágicos