21 de diciembre de 2009

EXTRAÑAMIENTO


No hay nada como la realidad para exponernos a los abismos de la imaginación.
Para ello es suficiente practicar el hábito de no fiarse de nada. Mirar un suelo, una mesa o una ciudad como por primera vez. Describirla fingiéndonos viajeros de un país lejano...

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre es grato leer tus escritos, además de informativos y formativos, inducen a la reflexión íntima, esa en la que uno se busca a sí mismo, lejos de las contradicciones cotidianas de lo banal. Felicitaciones Santiago, y gracias por lo que compartes con nosotros en tu blog.

Fredy Ovando Grajales

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Muchas gracias por la amabilidad, no se si merecida. Muchas gracias por seguirlo y saludos afectuosos.

stepienybarno dijo...

Y por mucho que hablemos de arquitectura y nos desgañitemos en afianzar miles de conceptos, la clave de todo sigue estando en esa “verdad poética” con la que terminas el texto. Que bien pudiera ser el “no se que” de Fisac o lo aurático de Walter Benjamín.

Pero como siempre, las palabras no alcanzaran a atrapar esa esencia de las cosas que es lo que hace que la arquitectura se convierta en arte.

Nuevamente felicidades por la entrada.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

"el no se qué", siempre detrás de todo. De lo contrario todo suena hueco.
Gracias por vuestra aportación.