29 de marzo de 2009

CALDO DE CULTIVO


“En ocasiones, raramente, solía encenderse el salón al atardecer, y el sonido del piano llenaba la casa, acogiéndome cuando yo llegaba al pie de la escalera de mármol hueca y resonante, mientras el resplandor vago de la luz que se deslizaba allá arriba en la galería, me aparecía como un cuerpo impalpable, cálido y dorado, cuya alma fuese la música.
¿Era la música? ¿Era lo inusitado? Ambas sensaciones, la de la música y la de lo inusitado, se unían dejando en mí una huella que el tiempo no ha podido borrar...

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

2 comentarios:

C.Camino dijo...

Hola Santiago.
Tienes razón en lo que dices, esa debería ser la tarea principal, pero no de las aulas de proyectos, sino de toda la sociedad, una sociedad que por lo general está encaminada a alejarse y a contradecirse con lo que su interior les pide debido también a las circustancias de la sociedad occidental, pero te quería preguntar: ¿Como se genera ese calor y esa sustancia que favorezcan la aparición de los "ojoes que ven", si no es con silencio y meditación? Solo uno mismo puede alcanzar su objetivo.
Gracias por el blog. Un saludo.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Supongo que el querer ver tambien cuenta... Gracias por tu comentario