27 de octubre de 2010

NOMBRAR



Frente al nombrar del poeta, existe una forma de atribuir nombres a las cosas propia de la arquitectura. Si el decir del poeta suprime la costra que sobre las palabras deposita el uso, y con su buen hacer éstas aparecen saturadas y plenas, en arquitectura la astucia del nombrar matiza y orienta las intenciones de la forma.
La herramienta del nombrar es cuestión aparentemente accesoria pero profundamente útil. El nombrar nada tiene que ver con el novelar ni hacer literatura fácil del proyecto, sino todo lo contrario: Sólo cuando la geometría tiene nombre es cuando aparece la poesía de la arquitectura, dice J.Bermejo.
Para el poeta la escalera no existe hasta que su primer escalón logra llamarse entrama, el segundo ancle, el tercero doma y faldos los siguientes (1). Para el arquitecto cada escalera no es solo una sucesión de huellas y tabicas en proporciones alternativas de 30 y 17 centímetros, sino que cada una de esas medidas huecas debe adquirir contenido resonante. Poner nombre a la escalera, saber si sube o baja, si se derrama o se desborda se arquea o dormita, refuerza su búsqueda de sentido como forma.
Que el arquitecto, en cierto modo, debe ser poeta de la exacta geometría es cosa sabida, pero una cosa es saberlo y otra vivirlo. Que el nombrar las cosas sirva para apacentar y descubrir la forma exacta es algo que las generaciones pasadas habrían considerado seguramente fruto de la soberbia mixtura disciplinar. Sin embargo hoy el poder nombrar las cosas es uno de los pocos salvavidas para socorrer a cualquiera del viscoso y alquitranado pozo de la geometría innombrable y de la simpleza de la imagen hueca.

(1) nombres, todos ellos, inventados por el poeta ovetense Fernando Beltrán

8 comentarios:

Unknown dijo...

Es cierto que es mucho más difícil nombrar que dibujar ( y más difícil de aprender también ). Aquí te dejo un enlace con bastantes nombres: chimenea, pilares, ventanas...

http://www.alvaraalto.fi/net/villa_mairea/en/1.htm

Un saludo, y estupenda entrada, de las que te hacen coger el lápiz de otra manera.

Santiago de Molina dijo...

Que página más preciosa nos recomendais, twobo. Muchas gracias como siempre por vuestros comentarios y vuestra amabilidad.
Saludos a todos vosotros y a todo ENGAWA. Seguimos vuestra aventura con atención y cariño!

oscarq dijo...

- "Si no encuentro la palabra exacta, cómo hablar." ANTONIO VEGA

- "Un arquitecto maneja materiales y formas; lo que diga no vale nada, lo que vale es lo que hace." A. AALTO 1950

SALUDOS

Santiago de Molina dijo...

Antonio Vega y Alvar Aalto juntos es toda una declaración de intenciones!!
Saludos y gracias por salpimentar con tus citas!!.

Andrés dijo...

Y nombrar dibujando, ¿qué tal?

Santiago de Molina dijo...

Fenomenal. Dibujar, siempre... y nombrar cuando se tiene algo dibujado,para luego seguir dibujando.
Gracias, Andrés

Anónimo dijo...

Yo creo que las palabras siempre limitarán las decisiones del arquitecto, aunq muchas veces lo ayuden a justificar sus movimientos. Saludos!

Santiago de Molina dijo...

Como las muletas y los bastones, son útiles a veces. Herramientas ocasionales. Gracias por participar. Saludos!