16 de marzo de 2015

CONTACTOS


“Tu hogar se hará contigo y tú con tu hogar” decía Adolf Loos. Lo que habitamos nos construye, y a raíz de lo retratado por Gabriele Basilico, acaba incluso como parte de nuestro propio cuerpo. Las marcas de los espacios que hemos vivido permanecen en nosotros de un modo que puede ser físico o psicológico. Innegablemente, la arquitectura nos habita, al menos tanto como nosotros a ella. (...) 

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

4 comentarios:

Jorge Rueda De la Rosa dijo...

Muy buenos contenidos, me encanta vuestro blog. Interesante post!

Santiago de Molina dijo...

Gracias y bienvenido, Jorge.
Saludos

Ana Latorre dijo...

Buenas tardes Santiago, por casualidad he ido a parar en tu blog, y me ha enganchado esta reflexión que escribes..."la arquitectura nos habita, al menos tanto como nosotros a ella"

Santiago de Molina dijo...

Muchas gracias Ana!. Saludos