22 de septiembre de 2013

EL PRINCIPAL PROBLEMA DEL ARQUITECTO

El principal problema del arquitecto, - sin tratar el de su supervivencia-, tal vez sea el de evitar la tentación de juntar materiales para hacer una obra. Recuerda Sábato que fue Claudel quien dijo que no fueron las palabras las que hicieron la Odisea, sino al revés.
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

6 comentarios:

ChusdB dijo...

Santiago , y además acertar el "cuándo" que convierte a una obra (mejor o peor ejecutada en los términos que expones) en auténtica y a temporal o eterna obra de Arquitectura ¿no crees?

Anónimo dijo...

santiago estoy total y amablemente en desacuerdo! espero comentarlo pronto delante de una buena cena. abrazo! jacobo

Santiago de Molina dijo...

El "cuando" es otro buen asunto!!
Un "cuando" que ocupe todo el tiempo.
Muchas gracias ChusdB
Un saludo

Santiago de Molina dijo...

Ya se de tu pasión por PJ!
;-)
Espero pronto ese momento para disfrutar de su defensa ante Mies.
Abrazos!!

José Ramón Hernández Correa dijo...

Completamente de acuerdo en que la obra no es el "qué", sino el "cómo". Todo es el "cómo".
La novela "Santuario" de Faulkner es un culebrón morboso digno de cualquier seudoescritor presentador de TV, pero el "cómo" la hace sublime. Hablar de un dictador viejo y hundido es un "qué", pero "El Otoño del Patriarca" es un "cómo".

Santiago de Molina dijo...

Gracias José Ramón.
El ejemplo de Faulkner es preciso. Unir sin fisuras el "qué" y el "cómo" son trabajos que honran a quienes lo consiguen.
Un abrazo