1 de julio de 2013

ARQUITECTURA EN EQUILIBRIO

Bello nombre el de "catenaria", que el propio peso del conjunto dicte la forma y su nomenclatura es un raro ejemplo de racional coincidencia entre estructura, forma y lenguaje. 
El monje atravesando esa catenaria, aunque protagonista central de la imagen, es la anécdota. El equilibrio de pasar por semejante puente sin verse los pies, tapado por una túnica por la que uno se juega la vida, aunque vistoso, es lo de menos. Más llamativas son las dos cadenas, con su especial tamaño y función: una, más amplia para el tamaño de los pies, otra, de eslabones más cortos para el apoyo auxiliar de la mano. Ambas cadenas corren en paralelo al abismo, con una distancia entre ellas dictada por las dimensiones del cuerpo que las usará como puente precario. 
Una vez atravesada, la catenaria descansará tanto más que el monje valiente, recuperando su forma, deteniendo su oscilación y el cimbrear de los pasos y los pesos anteriormente soportados para mostrarse de nuevo en hermoso y quieto equilibrio.

6 comentarios:

ChusdB dijo...

Delicado, precioso y sutil, como siempre. Felicidades, me ha encantado!

Santiago de Molina dijo...

Muchísimas gracias ChusdB!

Erick Bojorque dijo...

Muy bueno...!

Santiago de Molina dijo...

Gracias, Erick!
saludos

Anónimo dijo...

¿De donde es la imagen?

Santiago de Molina dijo...

The Jiangyou Figure Hill Temple. Simple iron chain bridge, China, 1930s