20 de septiembre de 2010

PRINCIPIO DE TRANSMUTACIÓN


Hay que cambiar las cosas de sitio con cierta decisión para experimentar el principio general de la transmutación arquitectónica en su aproximación más inmediata. Este denostado principio en las épocas de bonanza, ofrece a sus fieles conocimientos y gratificaciones maravillosas e inconfesables.
Inicialmente cuesta entender que un muro puede proteger tanto del sol como una cubierta, o que un techo puede separar estancias tanto como lo hace un muro. Pero una vez comprendido, uno se atreve con juegos y sustancias más complejas y el divertimento se hace infinito....

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

2 comentarios:

Jack Babiloni dijo...

Preclarísima conclusión, querido Santiago; en todo caso, el poder de la excepción es tan brutal, que muy pocos resisten llamarlo a filas académicas, amigo.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Jack,
Cierto, pero que universo se abre ante uno cuando se piensa que toda materia es material de construcción.

Solo que alguna es descartada siempre de antemano.

Es el "ante-mano" el enemigo a batir y no la lógica constructiva.

Saludos, amigo.