12 de mayo de 2009

LABERINTO


Nos recuerda Borges que en su isotropía, el desierto es el laberinto perfecto. Conocemos laberintos en jardines, en catedrales y en antiguos dibujos y emblemas. Su poder de seducción es hipnótico, quizás porque siempre encierra el peligroso juego de la vida y la muerte. La invención del viejo Daídalos es siempre cárcel y tumba....

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

2 comentarios:

Ta-Te-Ti dijo...

Es "profundo"; pueden entenderse muchas cosas en este texto de Fehn. Me gusta. Un saludo.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Tiene mucha miga, la verdad. Gracias por participar. Un saludo