14 de febrero de 2009

COLLAGE



No es sencillo explicar el arte contemporáneo sin hablar del collage. Y no obstante ese concepto apenas se ha empleado para definir un proceso cercano a la arquitectura. En realidad casi siempre la obra producto del collage ha sido considerada “incómoda” o “extravagante”. La obra incómoda, en el sentido más estricto del término, intensifica al máximo su talante lúdico, lo cual significa como es necesario en todo juego, que este se lleve a cabo con absoluta seriedad.
De mano del hombre, el primer collage aparece en Oriente en los alrededores del siglo XII. En Occidente es de vocación aun posterior. De mil modos, surge como trabajo inexplicable en los álbumes genealógicos del siglo XVII. Sin embargo su empleo general no se da hasta el siglo XIX. Se llaman papiers-collés. No obstante el collage como hoy lo entendemos es un invento de Picasso de principios del año 1912. Aborda una serie de construcciones por medio de materiales frágiles e insólitos: alambres, cartón, chapa, papel, arena, cuerdas, trozos de madera, estaño, clavos, envolturas de paquetes de tabaco... A partir de aquel momento, la proliferación de esta técnica se hizo extensiva a todos los ámbitos creativos. El arte comenzó a desfigurar sus límites y se convirtieron en nebulosos los contornos disciplinares. Con el collage, ¿Qué era pintura y qué escultura?.
El collage trabajaba con un material totalmente novedoso: trastos, sobras, basura, es decir, todo lo desechado. Incluso exigía a un autor con nuevas características y con una predisposición diferente ante la obra. El bricoleur, -que será el autor de estas faenas para Levi-Strauss-, ya no pinta, es decir, no recurre al pigmento oleoso sobre una superficie, sino que emplea el pegamento para mantener unidos sus “cuadros”. De modo que la mentalidad del artista se ve obligada a experimentar con formas de trabajo que sitúan en otro nivel el hecho creativo.
Ahora bien, si Picasso es el inventor del collage moderno tal vez sea Kurt Schwitters quien mejor permite distinguir el verdadero salto del collage a la arquitectura contemporánea. El gran invento de Schwitters es ..

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

2 comentarios:

FERNANDO ARTAL dijo...

El collage no es un invento de Picasso, son los trencadís del denostado Gaudí en el parque de Güell,sus trozos de loza pintada en fecha anterior a la obra de Picasso lo demuestran. Picasso lo vió porque vivía en Barcelona. La crítica ha ignorado esto, intencionadamente y por motivos que no mencionaré.

Santiago de Molina dijo...

Desde luego ese es un argumento interesante, Fernando.

Tristemente, para una historia donde el collage tendría su inicio en la arquitectura, a lo largo de los siglos podría haberse considerado con identicos argumentos collage, desde el trabajo de reciclaje de materiales y capiteles de la mezquita de Córdoba, por ejemplo, a la obra completa de Giulio Romano. (por no ir a mil otros casos).
Fuera de ka Arquitectura, y antes de Picasso y Gaudí, hubo una hermosa moda en el siglo XVIII de coleccionar pegados recuerdos y otras minucias sobre cuadernos. Esos "papeles pegados" han sido un antecedente más razonable para la historia del arte.
Saludos y gracias por tu comentario