22 de febrero de 2016

MIRAR DESDE ARRIBA


En 1842, Gaspar-Félix de Tournachon, (que ha pasado a la historia con el pseudónimo de Nadar) tuvo la osadía de ascender ochenta metros en un globo aerostático, fotografiar los tejados del encantador pueblecito francés de Petit-Bicêtre e inventar así la fotografía aérea.
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

4 comentarios:

Carlos Miguel dijo...

Hace unos dias he visto un globo de helio con forma de dirigible al que se le habia colocado una camará. No es la primera vez que lo veo y parece que hay alguna empresa que todavía utiliza esta técnica antiquisima.

Santiago de Molina dijo...

Ahora incluso son drones los que llevan la cámara en ristre, Carlos. Son secretos herederos de Nadar.
Gracias y Saludos!

Guillermo Allerborn dijo...

Excelente nota sobre lo que significa para el ojo mirar desde arriba, un juego que se disfruta con pasión desde el mundo de la creatividad. Desde la arquitectura mirar despegado del suelo es la posibilidad de sintetizar eso que se hace complejo en la cabeza. Cuando se dibuja la planta en arquitectura se comienza a dar vida a lo que aún no existe.

Santiago de Molina dijo...

Muchas gracias por tu amabilidad y tu comentario, Guillermo.
Un saludo.