17 de diciembre de 2012

UNA CALLE, UNAS SILLAS Y UNA DUDA


La brillantez y lo explícito de la imagen, donde se retrataron los Smithson, Paolozzoli y Niguel Henderson, se debe a que se logra hacer de cada silla el pie de foto de cada personaje. También a que el conjunto se convierte en una descripción de sus relaciones. 
El general y torpe aliño indumentario, unos zapatos demasiado gastados o unas coderas excesivas, trasmite el trabajado aspecto de una materia y una vida teñida por la fatiga y el desgaste. Los coches al fondo nos dan idea del momento y hacen de calendario. 
El resto es lo trascendente. Emplear la calle como el salón de una casa era una teoría de la arquitectura. “La invención de una nueva casa es la invención de una nueva clase de calle”, dijo Peter Smithson. Si la calle había estado muerta en el movimiento moderno, retratarse en Limerston Street, la calle donde vivían, era tanto como estar dispuestos a resucitarla y establecer una continuidad olvidada entre la arquitectura del espacio público y del habitar. 
Sin embargo su “punctum”, ese algo misterioso que la hace tan agresiva y engancha la mirada, es la nítida simetría del despuntar del pelo de Henderson frente al desenfoque producido por el leve movimiento de Peter Smithson. Como si esa última falta de nitidez negara de modo inconsciente que toda calle debía ser un salón. Como si existiera en ese leve movimiento una duda. 
O como si un taxi estuviera a punto de pasar a su lado.

7 comentarios:

Carlos de Rosario dijo...

Excelente!!!
muy agudas las observaciones, como siempre, un placer leer estos textos cortos y jugosos.

ChusdB dijo...

JA, JAAA, INTERESANTE LA TEORIA DE LA CALLE COMO "OTRO" SALÓN DE LA CASA...SI HUBIERAN VIVIDO EN UN PAÍS DEL MEDITERRANEO O INCLUSO DE OTROS DE ÁFRICA HABRÍAN DESCUBIERTO QUE ALLÍ LA CALLE ES EL SALÓN PRINCIPAL, Y "EL DE DENTRO" ES "EL OTRO"...

Santiago de Molina dijo...

Gracias a ambos, Carlos y ChusdB por vuestros comentarios y por la fidelidad!
Saludos 

arquitectura5centimos dijo...

Ingenioso y explicito. Mis felicitaciones Santiago, un placer leerte.

François Guynot de Boismenu dijo...

Como dice ChusdB, la calle como salón eso es bien del Sur, aunque ahora que lo pienso bien el Norte también sabe del tema. El conjunto de viviendas en Haarlemmer Houttuinen de Herman Hertzberger es una prueba.
Viendo la disposición de las cuatro sillas, da todavía mas dudas sobre el querer hacer salón de estas celebres personas.
No impide que todo este desorden es muy fotogénico y da para un elegante texto estratégico.
Felices fiestas Santiago y a todos sus seguidores.

Santiago de Molina dijo...

arquitectura5centimos, muchas gracias!!
Saludos

Santiago de Molina dijo...

François,

Efectivamente hay una evidente falta de naturalidad en toda la imagen. Tiene algo de composición barroca por todo.
Igualmente para ti los mejores deseos para el año que comienza.

Saludos