19 de febrero de 2010

LA PUERTA GIRATORIA


Desde Charlot, nadie duda de los aspectos cómicos de la puerta giratoria. Devolver al usuario incesantemente al exterior es una jugosa peripecia. Entre sus cualidades arquitectónicas está el tener una hoja que nos muestra simultáneamente su haz y su envés...

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

4 comentarios:

Andrés dijo...

Banco de Bilbao, Pº de la Castellana. Y la boutade, no por Fullaondo menos graciosa (y seguro que tiene su parte de cierto). A.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Theophilus Van Kannel patentó en 1865 un ingenio para deshuesar cerezas y cuarenta y dos años más tarde fue el inventor y propietario de una de las atracciones más famosas del Luna Park en Coney Island, “Witching waves”, algo así como “las olas embrujadas”; una pista de cochecitos que se deslizaban sobre un plano flexible que se deformaba por un mecanismo de ruedas oculto bajo la superficie.
No interesa sólo intentar reflexionar sobre qué saltos da la imaginación de un inventor americano, sino saber que en 1889, es galardonado con la "John Scott Legacy Medal" por su contribución a la sociedad. Su mérito: haber patentado en 1888 la puerta giratoria.

La vida real a veces parece también una "boutade".

PD: A nadie parece importarle que un pobre alemán (H. Bockhacker) ya hubiera patentado una puerta similar en 1881 ("tür ohne luftzug" o "puerta sin corrientes de aire").

Todos estos datos se los debemos a Maria Arana.

Gracias María.

Andrés dijo...

Ay, Coney Island: mi sitio preferido desde que leí "Delirious NY"; si resulta que (casi) toda la arquitectura moderna se gestó ahí, y nos lo habían contado al revés. Saludos, A.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Saludos, Andrés