26 de octubre de 2015

SOBRE LOS GRANDES ARQUITECTOS Y LOS QUE NO LO SON


Uno se consuela, repanchingado de su sillón, al pensar que la historia de la arquitectura depende simplemente de la aparición de grandes arquitectos. Una hipótesis confortable: como los genios no pueden parirse a voluntad, lo más probable es que rompan todas las reglas una vez que aparezcan en escena, sin remedio y sin posibilidad de interferencia. ¿Qué queda, pues, por hacer? Esperar (y seguir en el sillón sin cambiar mucho de posición). 
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

4 comentarios:

Pedro Enrique Duffau dijo...

¡¡¡GENIAL E INTERESANTE!!! Conceptos que nos muestra una realidad que se ocultó y se oculta...incluso en las altas casas de estudio universitario,¡Porsupuesto que detrás de muchas de ésta genialidades,hubieron gentes,más que necesarias,para que las famosas,que conocemos...estén en la cúspide de la pirámide de la Modernidad de la Arquitectura.¡Excelentes conceptos,especial,para ser tratados en las facultades de arquitectura!

Santiago de Molina dijo...

Gracias Pedro Enrique!!

Pedro Enrique Duffau dijo...

"El viejo y el visillo"...¡Genial!...cómo y de que manera el autoritarismo fundamentalista,ejerce,una vez más,su caótico accionar ante las mentes "que liberan"...de alguna manera,otra forma y manera de traducir la vida con amplitudes de criterios e intercambios,de los mismos,para que exista una sociedad justa y para todos...

"Los resquisios"...lugares,que,a mi entender,son "lugares",pocas veces descubiertas,sólo personas especiales,y de alto conocimiento...dedican un tiempo...de su tiempo;en darle "el lugar" que corresponde,a un espacio,que entiedo,para muchas personas,puede significar,tambíen,como el principio y/o,en fin de un edificio.Entre ambos conceptos,plasmados en la realidad urbana,surgen ello..."LOS RESQUISIOS"...y todas sus conmutaciones de actividades non santas...¡¡EXCELENTE!! definición,y perfecta descripción.de un lugar...que se transforma en "un nó lugar"...de oscuros personajes,de las urbes.Es muy propio en las Favelas.

Santiago de Molina dijo...

Gracias nuevamente!