11 de marzo de 2013

MÉTODO DE PROYECTO


Cuando Auguste Rodin, bien conocido por obras como “el beso” o “el pensador”, presentó en público su retrato de Balzac, el clamor fue unánime. Unanimidad por la que devolvió el dinero del encargo, se llevó la escultura y rechazó toda propuesta de compra, después de que su obra fuera comparada con un “sapo dentro de un saco” y otras lindezas no menores. 
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

4 comentarios:

ChusdB dijo...

Preciosa esta historia. No la conocía ...casi he echado de menos que dijeras al final que Rodin estuvo esperando esos 6 largos años a que sobre ese molde de yeso revestido con un traje de Balzac cayera el providencial rayo que le diera la vida. Una vida propia. Como a veces se espera tambien en la cotidiano pensar de la Arquitectura....aunque eso del "rayo revivificador" pertenece a otro cuento.

Santiago de Molina dijo...

Desde luego ese seria una hermosa historia que contar!!!

Gracias y un saludo afectuoso!!

Nacho dijo...

Hola Santiago,
Muy interesante la historia y cómo pone de manifiesto que muchas veces la cantidad trabajo que hay detrás de un/a proyecto/obra y que sólo es visible a ojos del autor...
Por otro lado, no termino de estar de acuerdo con que cada proyecto inventa un método de proyecto.
Lo estaría si se tratara de una obra realizada, ya que en su materialización sí que se dan condiciones únicas.
Pero en el caso por ejemplo de una propuesta (antes de construirse) sí veo en muchos casos métodos/procesos de trabajo 'sistematizados'. De hecho creo que en bastantes estudios de arquitectura (ETB architetti es un gran ejemplo de lo que comento) se pueden intuir unas metodologías, unas líneas de investigación y unas formas de hacer, que pulen con el tiempo y que dan excelentes resultados (a la vez que generan una identidad proyectual, pero eso es otro tema).
Y bueno, esa es mi opinión, no sé qué te parece.
Muchas gracias.
Saludos!
Nacho

Santiago de Molina dijo...

Hola Nacho,

Muchas gracias por tu comentario. Deja sobre la mesa la cuestión de la continuidad de la investigación.

Creo contigo, que se trata de líneas de intereses que afloran en momentos del proyecto. A posteriori permiten agruparlos.

Sin embargo identificarlas a posteriori no es equivalente a usarlas como instrumento. Es un tema difícil porque esas líneas de investigación convertidas en máquina de producción, en un sistema, pueden hacer del "método" una simple marca.

Conocemos bien quien ha hecho de una investigación una simple manera de hacer dinero, vacía de contenido.

Gracias y saludos!!
.