25 de junio de 2012

OTRO DIBUJO POSIBLE



Frente al dibujar abstracto y universal de otras disciplinas, debería ser posible un dibujar concreto de la arquitectura. Es decir, un dibujar como se construye, un dibujar de abajo hacia arriba. 
Dibujar dejando que el instrumental se detuviese en las juntas y las coyunturas de la arquitectura. Como si el mismo acto de trazar lineas hiciera ya patente las fuerzas que pesarán sobre la obra y el orden constructivo de la materia. 
Un dibujar donde el ornamento se produjese por las sucesivas pausas del orden constructivo, como si estuviese generado más por el mero retardo en resolver sus costuras que por una repetición vacía de patrones desalmados. 
Un dibujar que narrara por si mismo el tiempo de la construcción. Como si llegase a anticipar y señalar donde debiera gastarse con generosidad para la buena consecución de la obra, o, por el contrario, donde acelerarlo, porque allí no fuese imprescindible la misma vigilancia. Un dibujo que llegase a reflejar entre sus trazos el tiempo de fraguado del hormigón y el instante de las reacciones químicas de cada soldadura. 
Un dibujar propio, libre de la tiranía anticipatoria de la imagen final que hoy tan pronto aparece. Un dibujar, no que registrara el crecimiento de la arquitectura como idea, sino más bien como construcción, gracias al leve y aparente hundirse del instrumental, o a la calidad grasa y empastada de unos trazos, que dijesen más que ese otro dibujo, ordinario y universal, que para todo hoy se emplea, y que apenas para nada vale.

4 comentarios:

Javier Echepare dijo...

Que cierto es Santiago, que a menudo, cuando revisamos ciertas arquitecturas, nos invade una profunda necesidad de dibujarlas al modo que describes, en un intento de aprehenderlas y aprenderlas, en un intento de desmenuzarlas para impregnarnos de ellas, si cabe, más que con la propia experiencia de habitarlas.
Siempre es un placer leer tus estrategias. salu2

Santiago de Molina dijo...

Muchas gracias, Javier!!.
Es todo un elogio. Un saludo!

Jack Babiloni dijo...

Otra de tus preciosas reflexiones, querido Santiago. A propósito de algo de lo que comentas, me permito el atrevimiento de anexarte mi microensayito titulado EL DESPRECIO DEL HÁBITO. EL PROTAGONISMO DEL INSTANTE, de noviembre de 2009.
http://todoesfelicida.blogspot.com.es/2010/11/el-desprecio-del-habito-el-protagonismo.html

Felicidades por tu brillantez, SIEMPRE.

Santiago de Molina dijo...

Gracias, Jack, por tu reiterada generosidad.

Y gracias por tu texto sobre Scarpa. Es un maestro inimitable, por tantas cosas!.

Comparto la misma admiración que tu le declaras. A los motivos tuyos cabe añadir los de la precisión y la densidad.

Abrazos SIEMPRE