22 de enero de 2018

EL DESCANSILLO NECESARIO


La palabra “descansillo”, empleada en castellano para referirse a esas breves superficies horizontales que interrumpen las escaleras y que proveen cierto sosiego entre las extenuantes subidas y bajadas, difieren en fondo y espíritu de las empleadas en Inglés, donde se denominan “landing”. Curiosamente la palabra castellana habla de las consecuencias que provocan las escaleras en relación cansancio que producen. Las escaleras agotan, y por eso necesitan tramos horizontales, más amplios que los peldaños, donde aminorar la marcha, a veces cambiar de dirección, y permitir a la musculatura que el ejercicio repetitivo de subir o bajar no acabe convertido en un tropiezo
Sin embargo la palabra británica habla de su relación con el suelo, con el terreno: “land”. Para el mundo anglosajón nuestro descansillo es innecesario, se da por supuesto. O dicho de otro modo, como es evidente que por las escaleras la gente cae, debe ofrecerse un lugar de aterrizaje preferentemente antes de llegar al suelo. Aunque también, y puestos a especular, puede que se deba a algo más prosaico: para cada escalera inglesa existe la obligación de ofrecer una porción de territorio digno de ser contemplado a medio camino de su recorrido, un “landscape”, es decir, un “paisaje”. 
Es cierto que también existe en español otra palabra para denominar ese espacio plano “in media res” de las escaleras, “rellano”, que en catalán se denomina “replà”. Ambos términos hacen referencia a porciones horizontales de terreno, pero no de territorio. Aunque ambos poseen la doble connotación de planitud, no llegan a asociarse a un espacio capaz de formar un paisaje, sino más bien remiten a su geometría y al acto de redoblar un plano. El rellano, como el relleno, es una acción doble, que insiste en su reiteración de lo horizontal. 
Así pues, y detenidos brevemente en este descansillo, peculiar órgano de la anatomía de lo vertical, pensemos en lo que aún queda por bajar y en el paisaje que nos queda por delante en torno a las escaleras.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No conocía el término en inglés y me pareció muy interesante tu asociación con el paisaje.
¡Gracias, como siempre, por tus reflexiones!
Ma. Silvia

Santiago de Molina dijo...

Silvia, muchas gracias por tu lectura!
Un saludo!!

Anónimo dijo...

Esta serie sobre escaleras me recuerda las instrucciones de Cortázar: 'hay escaleras para subir y escaleras para bajar; lo que no se dijo entonces es que también puede haber escaleras para ir hacia atrás.'
Gracias Santiago por tus relatos! Son siempre inspiradores.

amasu dijo...

La visión poética del descansillo con el paisaje es mas que atractiva, es una lastima que la escalera tradicional en la edificación tradicional nos impide esa visión con el entorno (a nos ser el inmediato inferior).
La palabra rellano, es mas que acertada si lo que indica el volver al llano, volver a una superficie horizontal como la que habíamos tomado antes de iniciar el ascenso o descenso. Volver a un equilibrio.
Por otro lado comentarte que he conocido escaleras (en edificios de cierta importancia) con una especie de bancos o tabla triangular en las esquinas de esos rellanos a medio tramo, sin duda su uso era el de descansar a lo largo de esas subidas.
Tus sugerencias y cavilaciones nos ayudan a no quedarnos al borde del peldaño y tomar la escalera.

Anónimo dijo...

Y no te olvides de las mesetas...

Santiago de Molina dijo...

Gracias, a todos, por vuestras sugerencias y comentarios! Abrazos