20 de junio de 2016

VENTANA, EN FEMENINO


Las ventanas emiten señales tan indescifrables como ciertas. Azorín decía: “Mirad bien esas casas: todas tienen ventanas; pero entre todas habrá una con una ventana pequeña, misteriosa, que hará que vuestro corazón se oprima un momento con inquietud indefinible… Yo no sé lo que tiene esa pequeña ventana: si hablara de dolores, de sollozos y de lágrimas.”
(...)

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

2 comentarios:

ricardo sargiotti dijo...

estimado santiago, ante todo, excelente tu blog.
tu post de hoy sobre la ventana y la mujer, sumado al ventanear de un tiempo atrás, coinciden de una manera increíble con un racconto infinito que estoy llevando adelante como investigador amateur sobre la ventana.
en mi caso todo empezó con matisse (y sus mujeres-ventanas) y el fascinante cuento de saki "the open window". de ahi en más no pude parar de coleccionar imágenes, relatos, analogías y, obviamente, fantasías. el material (y el tema) es tan expansivo que sus derivaciones terminan por tomar vida propia. de todas ellas, la que relaciona la mujer con la ventana es de particular potencia y de muchos interrogantes.
el campo de la pintura es el que más satisfacciones me viene dando, a las innumerables pinturas de matisse, se suman las (casi metafísicas) de hopper, pero también munch, dalí o caspar david friedrich. la fotografía no se quedó atrás, anita ekbert retratada junto a ventanas por peter basch nos dejó muchas más sutilezas que la fontana de trevi. y así podríamos seguir.
nuevamente, gracias por tu blog.

Santiago de Molina dijo...

Ricardo, muchas gracias por tu atenta lectura y por tu generoso comentario. Me alegra mucho la coincidencia de temas. Creo además que no se agotan.
Un cordial saludo