7 de septiembre de 2015

ARQUITECTURA, EN REALIDAD


Hoy que contemplamos ediciones sin fin de realities televisivos en versiones y formatos impensables, hoy que nos relacionamos con más seres humanos que nunca antes gracias a la tecnología social, hoy que parece que la virtualidad está cobrándose el mayor número de víctimas posibles en almas sin cuerpo, reclamamos la realidad como el ansia del que reclama una pausa en un descenso sin frenos. 
Si T. S. Elliot dijo en el siglo pasado que los seres humanos no pueden soportar demasiada realidad, le faltó vivir este tiempo. En el siglo XXI parece que la necesidad de recobrar ese contacto con la realidad-real es cada vez más acuciante. 
(...)
Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

3 comentarios:

Dani dijo...

Hola Santiago!

Por curiosidad (no casual en este blog), ¿De quién es la fotografía?
Me pasa lo mismo con ésta que con tu entrada: me cogería de la mano pero me parece que esa experiencia con la realidad la tengo que vivir por mi cuenta. Así debe (de) ser la vida.

Gracias,
Dani

Santiago de Molina dijo...

Hola Dani!

La imagen es de John Gutmann. Todas las imágenes están rotuladas con el nombre del autor y la procedencia, ( en caso de conocerla).
Cada uno debe hacer, estamos de acuerdo, los caminos por si mismo. Eso es un dato. Gracias por tu comentario.

Un saludo
Santiago

Dani dijo...

Santiago,

Ahora veo la rotulación, gracias por aclararmelo.
Como me parece que no dije lo que queriá en mi comentario, y aunque pueda repetirme, quiero decir que tanto la foto como la entrada me han gustado mucho. A veces cuesta saber a qué se puede uno deber o qué puede poner en valor, en la arquitectura o en lo que sea. Tu entrada, aunque pueda ser lógica u obvia, y quizás también por tener estas cualidades, es reveladora. Para mí, abres una puerta.

Saludos,
Dani