7 de julio de 2014

USOS CHOCANTES


Las alteraciones de la arquitectura más dramáticas no son totalizadoras ni fulminantes. Se producen de modo disimulado, como de tapadillo. Lenta e inexorablemente.
Primero alguien deja una bolsa o un bulto fuera de sitio que tarda en ser recogido, luego un leve movimiento del mobiliario, un banco o una silla. (...) 

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

6 comentarios:

ChusdB dijo...

Poesía.

Santiago de Molina dijo...

ChusdB, gracias por ver más que lo pretendido por uno!
Abrazos

Tanter. dijo...

En el mas pulcro silencio sigo tu blog, y al hilo de esta entrada, me "confieso" seguidor del mismo. Esta me ha encantado.

Santiago de Molina dijo...

Tanter, gracias por tu seguimiento silencioso y no silencioso. Un abrazo fuerte y gracias!!

JM Bermejo dijo...

Precioso, "opera abierta"

Santiago de Molina dijo...

Gracias JM Bermejo!.