4 de julio de 2013

SOBRE LA INFINITUD DE NAVES CON VENTANAS POSIBLES...

Hace ya muchos años, en 1952, a un insensato y genial mecanicista como era Chermayeff, en Harvard, se le ocurrió la brillante idea de tratar de establecer una lista de vocablos y conceptos capaces de describir la infinita variedad de elementos que constituían el complejo organismo llamado “casa”. El listado, su definición y reformulación se extendió durante una década. 
(...) 

Puedes encontrar más sobre este tema en el libro: Hambre de Arquitectura

4 comentarios:

pere fuertes dijo...

es maravilloso pensar que la ecuación no tiene solución con los datos de partida y que, en cambio, justamente ese es nuestro quehacer: dar con una respuesta (¡con una buena respuesta, no vale cualquiera!) a partir de datos insuficientes. además, estamos hablando de una casa, es decir de esa construcción del espacio que debe servir a nuestros anhelos e inquietudes más íntimas. todo un alegato. gracias por las reflexiones. pere

Santiago de Molina dijo...

Una ecuación con muchas soluciones posibles, pero no todas buenas...
Está bien recordarlo. Gracias a ti por tu comentario.

Un saludo

Félix Arranz dijo...

Preciso, muy preciso. Gracias Santiago

Santiago de Molina dijo...

Gracias por el comentario, Félix!
Abrazos