18 de julio de 2011

LO EXQUISITO O EILEEN GRAY


Una reforma de mal gusto en Brownswood, nombre del hogar de Eileen Gray en el condado de Wexford, fue motivo suficiente de ruptura con unos progenitores que hasta entonces había inculcado en ella una educación exquisita, entre institutrices, viajes y pintura, solo propia de la aristocracia de finales del siglo XIX.
Todo lo aprendido en cuanto a decoración, herencia directa de su madre, la baronesa Gray ,o de su padre, infatigable aventurero, no fue motivo de consuelo ante semejante falta estética, y por tanto moral...

Puedes encontrar el texto completo en el libro: Arquitectos al Margen