19 de mayo de 2010

LENTITUD


Ciento cuarenta minutos han construido, con el paso de los años, una de las peores pesadillas para cualquier escuela de arquitectura que se precie de enseñar algo. Es leyenda que precisamente ese fue el tiempo necesario para dibujar la Casa de la Cascada antes de la repentina llegada del señor Kaufmann al taller de Frank Lloyd Wright....

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

8 comentarios:

stepienybarno dijo...

Como ya nos tienes acostumbrados, Santiago, nuevamente una gozada de entrada!

Y por citar otro ejemplo, de aparente arquitectura relámpago, podemos recatar Villa Mairea.
Parece que con los cimientos ya en el suelo, Alvar Aalto seguía rondando la maqueta de la villa con caras dubitativas, hasta que decidió encerrase su estudio, junto a Aino y su equipo, para en un solo fin de semana suprimir el semisótano y darle la vuelta al proyecto.

Quizás sea una “leyenda urbana” o quizás sea la excepción que confirma la regla, o quizás como sucedió con Wright, solo fueran las últimas horas de una larga reflexión que le llevó a crear una de las Villas más interesentes de todos los tiempos.

Para terminar la anecdota, solo comentar, que las malas lenguas ven más de un parecido entre las casas de los dos maestros.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Muchas gracias por tus comentarios, Lorenzo.

El cambio de proyecto de villa Mairea a media obra me parece que es más que una leyenda urbana. Está bien documentado, si no recuerdo mal, tanto por Goran Schildt como por el resto de los más importantes estudiosos de Aalto. Se conocen bien las vicisitudes de toda la obra.

No sabía, sin embargo, de las posibles conexiones entre la casa de la Cascada y villa Mairea salvo las evidentes: en relación de la postura de la arquitectura moderna con la naturaleza, o el cubismo y el collage, que están tan presentes en ambas, o sea que gracias.

Gracias, pues, por tu aportación valiosa como siempre.

Jack Babiloni dijo...

Al artista le interesa bien poco el producto de su trabajo, del mismo modo que el limpiador no busca limpiar, sino homenajear a la limpieza.

Es por ello que la extraordinaria fertilidad creativa (cuantitativa y cualitativa) sólo es consecuencia de vivir EN EL ARTE; nunca DE él.

Si hablamos de la primera premisa, obvio es que pensamos en Picasso, en Lope y en una gavillita de titanes más.

Si hablamos de la segunda... Bueno, en realidad, quién querría hablar de eso...

Muchas gracias, Santiago, como siempre, por tu vasta generosidad intelectual.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

desde luego que si es muy im-portante SER en el arte.

Gracias por tu punto de vista, rico y sugerente como siempre.

Andrés dijo...

Paco Alonso solía decir que Sigfried Giedion se había equivocado al transcribir el título de su libro más famoso: "no, no es 'tiempo, espacio y arquitectura", decía, "debiera ser: para construir espacio y arquitectura hace falta mucho tiempo". AM.

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Que brillante siempre con sus comentarios Paco Alonso, joven jubilado y eterna promesa.

Saludos

Andrés dijo...

¿Ya está jubilado PA? Bien pensado, no es mala trayectoria: jubilarse como eterna promesa, no da para muchas equivocaciones, ¿verdad? Saludos, A.

COSAS de ARQUITECTOS dijo...

Sin embargo... parece ser que Koolhaas opina que el proceso arquitectónico es muy lento

http://www.cosasdearquitectos.com/2010/06/cualquier-proyecto-arquitectonico/