23 de diciembre de 2009

CONTEXTOS Y VISCOSIDAD


Como si fuese necesario proteger a la arquitectura de si misma, el contexto ha sido interpretado como una sustancia viscosa capaz de pringarlo todo. Como la miel, o como esas tiras atrapa moscas que impiden escapar al proyecto, por más que éste agite sus alas trasparentes...

Puedes encontrar el texto completo en el libro: MÚLTIPLES. ESTRATEGIAS DE ARQUITECTURA.

 

2 comentarios:

stepienybarno dijo...

Parecen venir a cuento de lo que relatas en el texto las palabras de Siza, “yo no soy contextualista, me horroriza el término”. Y no es por que su arquitectura no sea contextual, que en muchísimos casos lo es, sino porque su arquitectura es mucho más que echar lazos a lo existente. Como bien explicas, la arquitectura no puede ser consecuencia del entorno, y nada más.

Aunque nosotros nos quedamos con esa opción antes que los cachivaches y matrotetos que se ven por ahí, y que nada tienen que ver con el lugar donde se dejan caer.

Como siempre buenísima la entrada!

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Tengo la impresión que el momento actual de la arquitectura ha dejado de lado sistematicamente, y no siempre de manera consciente, dos palabras por diferentes motivos. Una es contexto y otra es espacio.

Seguramente la segunda por motivos diferentes a la primera.

Y me parece también que en parte se debe a que el significado del término contexto se ha reducido progresivamente. Un edificio estaba atento al contexto en cuanto lo estaba respecto a la coincidencia de un material, una altura de cornisa o una proporción de huecos. Y sin embargo el contexto parece mucho, mucho más que eso.

Deberiamos hablar, si nos siguiera interesando el término contexto, y ya puestos a hacer un chiste, de un "contexto 2.0"

Saludos y gracias