15 de marzo de 2009

ESTAR EN LAS NUBES (III)


“La noche del miércoles al jueves después de Pentecostés (7-8 Junio de 1525), vi en sueños lo que representa este dibujo: una multitud de trombas de agua que caían del cielo. La primera golpeó la tierra a una distancia de cuatro leguas: la sacudida y el ruido fueron terroríficos, y toda la región se vio inundada. Tanto me hizo padecer aquello que me desperté. Después, las otras trombas de agua, espantosas por su violencia y su número, golpearon la tierra, unas más lejos y otras más cerca. Y caían de tan alto que parecían bajar todas con lentitud. Pero cuando la primera tromba estuvo muy cerca ya del suelo, su caída se hizo tan rápida e iba acompañada de tal ruido y de huracán que me desperté, temblando como una hoja, y tarde tiempo en reponerme. De suerte que, una vez levantado, pinté lo que aquí arriba vemos. Dios encamina las cosas hacia su mayor bien”

El sueño de un diluvio de Alberto Durero, de 1525, ilustra este texto. Existen muy pocos sueños dibujados del pasado, y menos aun, auténticos. Durero, al despertar, dibuja una nube destructora como una bomba atómica, -cosa que, por otro lado, ya ha señalado Yourcenar-. Una nube condensada en una tromba de agua que arrasa el territorio.
Podríamos decir que es una nube en caída. Se percibe no solo en el relato de Durero sino en el propio dibujo. También se nota su peso y su velocidad.
No es ya materia contradictoria, ni informe, como en los casos ya vistos. Esta idea de nube es velocidad y fuerza. Como un vector atraviesa la tierra y la hace retumbar. Se siente la nube como aguas en caída, pero aguas de brillo y acero quemado. Las consecuencias arquitectónicas de una idea así alterarían sin dudarlo el plano de suelo; debiera ser algo semejante a la huella que deja el impacto de un meteorito.
Me pregunto si Saénz de Oíza hubiese aceptado gustoso la ligazón entre la torre del BBV y esta obra de Alberto Durero.
Como poco, creo que habría sonreído.


4 comentarios:

Valerian dijo...

El dibujo de Durero MOLA
el sueño ese es un descubrimiento, que publicaré con su consecuencia en alguna parte, en algún momento.


Lo que no termino de entender es como se supone que el BBV sea un edificio que haga eso. El BBV tal como lo he visto yo se expande, se yergue, pero no salpica ni destruye. Y el BBV sigue teniendo la idea de árbol (palo al que le surgen elementos horizontales, "ramas").

Puede que mi ignorancia me ciegue, pero bueno, para eso pregunto alguna aclaración.


Un saludo

PD: y recuerdo que la moderación de comentarios es algo que no mola, si ya tengo que escribir "barousem" para decirle a Blogger que no soy un bot de spam...

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Me mola que te mole. Y siento que no te mole lo que no te mola. Gracias, de cualquier modo, por participar tan activamente.

Valerian dijo...

No es que no me guste, sencillamente no he entendido la relación con el edificio de Oiza (cuando sí me parecería más directa en las torres que enfatizan lo vertical)

SANTIAGO DE MOLINA dijo...

Lo que decías que "no te mola" es la moderación de comentarios. Un saludo